Total Pageviews

Thursday, August 31, 2006

LOS BOMBEROS DE CALBUCO


EL CUERPO DE BOMBEROS DE CALBUCO CUMPLIO 104 AÑOS DESDE SU FUNDACION.

COMO HOMENAJE Y SALUDO; CAICAEN PUBLICA ESTE PARRAFO, EXTRAIDO DEL LIBRO CENTENARIO DEL CUERPO DE BOMBEROS.

Buscar en el pasado el sentido de las huellas que hoy permanecen en las instituciones calbucanas es comenzar a elaborar críticamente la conciencia de lo que realmente son: es decir el producto de su desarrollo histórico en el que han dejado impresas sus jacillas los visionarios que fundaron estas instituciones y aquellos seguidores, no menos altruistas, que plasmarán en presente y futuro los ideales de los pionero

Porque ese es el sentido de toda Historia: encontrar a los hombres que han vivido los hechos y a los que más tarde se alojaron en ellos; incluso los más humildes, aquellos actores de la Microhistoria.

Hechos históricos tan cercanos a nosotros que nos permiten identificarnos con la ciudad donde recibimos las vivencias, causionados por el devenir de siglos y que con seguridad permiten arraigarnos al presente y proyectarnos al futuro.

El devenir histórico del Cuerpo de Bomberos de Calbuco que cumple hoy 100 años de existencia es el mejor ejemplo para ilustrar esta reflexión, porque los miembros de esta institución calbucana, - voluntaria como pocas- se nutren de su tradición ya centenaria y con la impronta de los grandes valores de la vocación de servicio público, abnegación y sacrificio, resueltamente se proyecta hacia el futuro, modernizándose -hombres e instrumentos- en forma constante y permanente, asumiendo los desafíos que el desarrollo industrial, el crecimiento de la ciudad y las innovaciones tecnológicas generan como nuevas situaciones y escenarios donde los voluntarios deben actuar.
Escribir acerca del Cuerpo de Bomberos de Calbuco -recobrar la crónica histórica bomberil- no es solamente acercarse al desenvolvimiento de la institución; también es encontrarse con la ciudad del novecientos, siglo en que la villa se consolida como importante centro poblado de la provincia y principal elaborador industrial de productos marinos y madereros.

Mientras recopilábamos antecedentes para redactar la Crónica Centenaria de la organización, una y otra vez constatábamos la imbricación de la Historia de los Bomberos con la Historia de la ciudad. Esa ciudad de bordemar sita en la antigua isla de Caycaen y que el año 1902 ya casi cumplía sus tres siglos de existencia desde que fuera evolucionando a partir del fuerte San Miguel fundado por Francisco Hernández Ortiz-Pizarro en 1603.

Calbuco se asomaba al siglo XX cambiando su fisonomía de pueblito confinado y adormecido en su desarrollo espiritual y material por causa de los caudillos locales más atentos a seguir imponiendo su poder político y obtener granjerías económicas, como fue el último cuarto del siglo anterior.

La villa que en 1895 tenía 629 habitantes, en menos de 7 años había remontado su población en 1902 a 1135 habitantes, repartidos entre industriales, comerciantes, funcionarios estatales, trabajadores de las fábricas de conservas, marineros, bolicheros, pescadores, artesanos y los integrantes de sus familias y allegados.

El dispar casco urbano del pueblo se componía en la época del nacimiento del cuerpo bomberil en algunas aisladas casonas de 2 a 3 pisos, otros medianos y rectangulares caserones de dos pisos que albergaban tendales en su planta baja, las típicas casitas chilotas de 4 piezas, dos ventanas y una puerta a la calle y los 5 o 6 conventillos. Todas construcciones de madera techadas a dos aguas con la vernácula tejuela de alerce que se agrupaban a ambos lados de las calles de trazado irregular entre las que sobresalían Errázuriz, que era el centro comercial, Ernesto Riquelme, donde habitaban algunas familias pudientes, Vicuña Mackenna, Goicolea y Galvarino Riveros que llevaba al popular barrio La Vega, todavía entonces un enclave periférico del pueblo.

Las rústicas callejas no contaban con luz eléctrica y por las noches algunos huérfanos faroles a parafina iluminaban el frontis de escasas viviendas.

La vieja ciudad de madera de comienzos del siglo XX, se entibiaba en fogones, cocinas a leña y braseros; se iluminaba con velas y chonchones a parafina, elementos fundamentales para la vida cotidiana, pero que también eran los generadores de incendios.

Esa ciudad- con sus edificios: La Municipalidad, escuela, cárcel, iglesia, dispensaría, veintena de tiendas, seis establecimientos industriales, sus mueblerías, zapaterías, hoteles, carnicerías, sastrerías, cervecerías, botica y medio centenar de baratillos- es la ciudad que a partir de 1902 ve accionar en sus calles y plazas a un hombre nuevo, que llegaba para quedarse en el tiempo: el Bombero Voluntario.
El futuro bombero que vive y comparte con esta ciudad, nacido la más de las veces del seno de las familias calbucanas, surge a través de la institución como individuo puesto al servicio solidario de proteger a los ciudadanos y sus bienes materiales de la acción devastadora de los incendios. Y a lo largo de los 100 años de existencia del cuerpo bomberil calbucano sus integrantes se renovarán una y otra vez, como un tributo de amor a sus conciudadanos.

Cien años han transcurrido desde aquellos días primeros. La ciudad es otra: se ha poblado de nuevos estímulos, se ha llenado de ruidos y anacronismos; se nos va de la retina invadida por realidades habitadas en otras latitudes y que buscamos remedar. Las instituciones ciudadanas positivas parecen ser replegadas o tal vez nos hemos acostumbrado tanto a su presencia que olvidamos valorar. Vaya con esto mi reflexión.
El Cuerpo de bomberos de Calbuco que hoy cumple 100 años de existencia, tiene legado de tradición: Gran parte de lo más granado de los hombres de la ciudad ha transitado por sus filas y se ha nutrido de su tradición ya centenaria. Así ha sido en toda época y sus más de cien integrantes de hoy, son los legítimos herederos de aquellos bomberos voluntarios del período heroico.
Cada voluntario de hoy es el continuador de aquellos antiguos bomberos, ataviados con los cascos alemanes del ejército chileno que al repiquetear agitado de la pequeña campana de la guardia de policía de la cárcel y a los gritos de ¡incendio! Cogían los carros de los antiguos bombines y los conducían a brazos traqueteando por entre las grandes piedras e irregularidades de las calles isleñas, mientras desplegaban mangueras, escaleras, lanzaban cordeles, garfios, hundían el chorizo en algún pozo ex profeso y la cuadrilla de bomberos ubicados a ambos lados de los mangos de madera del bombín subía y bajaba los brazos alternadamente produciendo la presión de agua para proyectarla desde el pitón con fuerza hacia el foco amagado.Desde lo más hondo de nuestros corazones calbucanos saludamos a esta institución centenaria y con nuestra discreta condición de constructores de la historia calbucana, nos arrogamos la representación de sus habitantes para desear a sus integrantes un progreso cada vez más creciente para el distinguido Cuerpo de Bomberos de Calbuco.

Friday, August 25, 2006

EL GRAN INCENDIO DE CALBUCO EN 1943

Vista General del la ciudad ardiendo el 31.01.1943

El 31 de enero de 1943, Calbuco fué estremecido por un voraz incendio que redujo a cenizas los 2/3 de la ciudad. Publicamos aquí el Parte Oficial de la Comandancia del Cuerpo de Bomberos, extractado del libro "CUERPO DE BOMBEROS DE CALBUCO HISTORIA CENTENARIA 1902-2002" texto que ayudamos a investigar y redactar.

LIBRO DE PARTES DE ALARMA COMANDANCIA
ACTA DE INCENDIO


En Calbuco, domingo 31 de enero de 1943 a las 15;30 hrs., se declaro un incendio en la propiedad del señor A. Custodio Mancilla, ubicada en la calle Antonio Varas s/n entre Ernesto Riquelme y Federico Errázuriz; el edificio estaba ocupado por el señor. Hugo Herrera E., capitán de Puerto, quien además de la oficina que desempeña, mantenía allí sus habitaciones particulares. El Sr. Herrera no se encontraba en ese momento en a Ciudad.

El Comandante infrascrito no se encontraba a la hora del día indicado en la ciudad, sino que a una larga distancia del pueblo, y de donde no era posible distinguir demostraciones del siniestro por lo que, sólo hasta la hora de su llegada, más o menos a las 18:00 horas, pudo darse de la magnitud de la catástrofe. Por esta circunstancia los datos anotados en el presente parte, corresponden a los datos proporcionados por personas que en el momento de producirse el incendio, estaban en la ciudad y que fueran los primeros en acudir, al darse la alarma.

Según ellos, el fuego comenzó en la casa anotada más arriba, el cual se propagó rápidamente debido a que en la oficina de la Capitanía existían algunos tambores de parafina, que se utilizaba para el servicio del faro que existe en el muelle de pasajeros.

Debido a las circunstancias anotadas, y por ser día de Domingo en que gran parte de la población se encontraba fuera aprovechando el caluroso día. El fuego tomó proporciones imprevistas, razón que impidió que las bombas pudieran actuar de inmediato; fue necesario esperar hasta reunir algunas personas que pudieran arrastrar el material hasta las cercanías del sitios amagado.

Contribuyó a la propagación del fuego el fuerte viento del Sur, el que poco más tarde cambió de sentido, soplando brisa de oeste, lo que vino a complicar más la situación, pues el fuego también cambió de dirección y ataco edificios que no corrían peligro; fue necesario entonces, para dominar el fuego, distribuir el escaso material en varios sectores. Cuando esfuerzos se hicieron para detener el desastre, no dieron el resultado previsto, pues a una escasa hora de haber comenzado el fuego, ya abarcaba varias manzanas por distintas direcciones; pues ardían edificios de las calles Antonio Varas, Ernesto Riquelme, F. Errázuriz. En esta última se encontraban edificios de dos pisos, los que contribuyeron a incendiar a su vez, debido a su altura, a edificios bastante distantes del foco mismo del fuego; tanto es así que una casa ubicada en calle Errázuriz esquina de Varas predio a otro de calle Esmeralda, esquina de Varas. En esta forma se propagó a otros barrios.

Debido a estas circunstancias excepcionales, las bombas no pudieron actuar normalmente, pues por una parte, hubo necesidad de retirar el material amagado por el fuego, por otra parte el agua pronto comenzó a escasear; y finalmente, los voluntarios, y personas ajenas a la institución debieron abandonar sus labores en las bombas para salvar sus muebles y enseres, ya que en sus casas se encontraban el peligro de incendiarse.

Más o menos a las 17:30 horas, el fuego abarcaba ya seis manzanas, haciéndose imposible toda labor, pues parte del material tubo que ser abandonado ante el peligro que corrían las personas que lo atendían. Tampoco fue posible llevar las bombas hacia las calles de salida, se encontraban en llamas. No fue posible en un principio proceder al derribo de algunos edificios, por la falta absoluta de elemento apropiados, pues la única Cía., de salvataje se encontraba en un sector donde no era posible sacarla, por otra parte, el poco material disponible estaba en trabajo, y no habría sido prudente trasladarlo a otros sectores.

En esta emergencia, el fuego seguía consumiendo edificios. Cada vez con mayor rapidez, producidos por los cambios de viento, por lo ligero del material edificado y por la carencia de agua. Así a las 18: 30 horas el fuego ya habría hecho su obra; además de las calles ya nombrada, en la de Esmeralda, Angamos, Serrano, Condell, Aureliano, Sánchez, Miramar, Plaza Ramírez y parte de la Avda .Douglas (hasta la altura de la Empresa Eléctrica y la que fue salvada debido al derribo de cercos y pequeños casuchos). En la de Vicuña Mackenna, cuando ya el peligro parecía alejado, pues ni remotamente se creía existiera, comenzó a arder el tejado de la casa de propiedad de la firma Guillermo Schmeisser e hijos, la que por ser de material ligero, no pudo ser salvada. En este sector el fuego terminó en la última de dicha avenida.

En la calle Eulogio Goycolea, pudo cortarse el fuego a más o menos 100 metros de Ernesto Riquelme, para ello fue necesario que la Cía. de salvataje derribara una pequeña casa, contribuyó a este buen resultado la existencia de una pequeña muralla corta fuego. Dominado el peligro en esta parte ya fue posible trasladar algún material, con grandes esfuerzos a la Plaza Balmaceda esquina de E. Riquelme, pues la casa ocupada por la Gobernación ubicada en este sector ya se encontraba en llamas; allí pudo derribarse una bodega, evitándose así el que el fuego continuara por la calle de Galvarino Riveros. En el mismo sector de la plaza en calle E. Riquelme con J. M. Carrera el fuego amenazaba la escuela N° 1, la que pudo ser salvada tras grandes y tenaces esfuerzos, pues la bomba que se encontraba en el patio de ese establecimiento, no pudo actuar, debido a que el chorizo no alcanzaba a tomar agua, pues el pozo es de gran profundidad, fue necesario derribar una pared y pudo cortarse el fuego usando baldes y tarros para arrojar el agua.

Así pudo en esa parte conjurarse el peligro y evitar que el fuego pusiera en peligro la Iglesia Parroquial y lo edificado en la calle J.M. Carrera.

Cuando el fuego consumía la última casa de la Avenida. V. Mackenna, donde se encontraba la oficina sanitaria, recibimos el auxilio del Cuerpo de Bomberos de Puerto Montt, cuyos voluntarios tras grandes dificultades pudieron desembarcar sus bombas y desplegar parte del material; pero debido a los pocos elementos de desembarco, dicha tarea demoró algo de tiempo por lo que la labor de estos se limitó a apagar escombros en la parte alta, pues aún había grandes llamaradas, esta labor se efectuó afrontando serios peligros, pues el material fue trasladado por el cerro donde no existía subida alguna y las bombas debieron trabajar desde la playa.

El fuego quedó dominado más o menos a las 20:00 horas.

El trágico balance de esta catástrofe dio como resultado la desaparición de 118 casas, con siguiente detalle; 54 casas de un piso 23 de un piso con mirador, 38 de dos pisos, 2 de tres entre estas se encontraba una casa de material sólido, cuyo interior se quemó totalmente.

Las pérdidas según declaración de los afectados y por conocimiento propio ascienden a las siguientes cifras; inmuebles $5.159.000-, menaje y mercaderías, $ 3.668.000.- por todo esto existan seguros comprometidos que alcanzaban a $ 1.581.000.- de las 118 propiedades destruidas, solo 34 tenían seguro.

En este siniestro el Cuerpo de Bomberos tubo que lamentar la perdida total de su edificio y parte del material que fue imposible sacar, como también el archivo de Directorio y Comandancia, de la que solo se libero el presente libro de partes, pues no se encontraba en el cuartel.

Para mayor claridad se adjunta en hojas por separado a la presente acta, un croquis del pueblo con todas las anotaciones más importantes, como también el detalle completo de las propiedades incendiadas.

CARLOS MECHSNER S.
COMANDANTE

1943

Thursday, August 17, 2006

LA BIBLIOTECA POPULAR DE CALBUCO EN LA DECADA DE 1860


Autor: JOSE D: MANSILLA ALMONACID


CALETA LA VEGA HACIA 1980
Fotografia de D. MANUEL LOPEZ
_______________________________________________________________________



La Biblioteca Popular de Calbuco fue establecida el 19 de septiembre de 1861.

Expiraba su mandato don Manuel Montt, representante de esa oligarquía de terratenientes que organizó la República a su amaño y que tuvo una preocupación importante por la ilustración popular.

Muestra de ello es la creación de las Bibliotecas Populares que surgieron en nuestro país bajo la inspiración del argentino don Domingo Faustino Sarmiento y su discípulo don José Bernardo Suárez. Tenían como finalidad propagar la cultura entre los sectores populares.

En 1856, se establecieron las Bibliotecas Populares en cada una de las cabeceras departamentales, como anexas a las escuelas públicas. En el mismo decreto se contenían las normas para la organización y la administración de estas bibliotecas populares.

Con esta disposición, el Gobierno recogía –casi 55 años después- otra más lejana, nacida en los primeros días de la Independencia: perfeccionaba el Decreto de la Junta de Gobierno, de fecha 18 de junio de 1813, que estatuía en toda escuela pública un fondo en dinero para costear libros, papel y utensilios para la atención de los educandos.

De ese mismo año data la fundación de la Biblioteca Nacional. En 1825 se dictó la disposición orgánica que exigió a las imprentas el depósito de un ejemplar de las obras que se editaban en Chile con el objetivo de formar con este acervo, el patrimonio bibliográfico nacional. Luego en 1834 se dicta la primera Ley de Propiedad Intelectual.

De otra parte, la Ley de Instrucción Pública de 24 de noviembre de 1869, establecía la procedencia de dineros “para la formación y fomento de las bibliotecas populares en cada departamento”. En el Reglamento General de Instrucción Primaria, se estableció, por el decreto del 1º de diciembre de 1863, que en cada capital de departamento habría una biblioteca local anexa a alguna de las escuelas públicas, y señaló las atribuciones de los directores de las bibliotecas departamentales y de los bibliotecarios de las escuelas. En el mismo decreto se especificaron las bases para la organización y administración de estas bibliotecas

Estos antecedentes son los que dieron origen a la Biblioteca Popular de Calbuco.

Tenemos certeza de su funcionamiento –desde su fundación, en 1861, hasta 1865-, gracias a las comunicaciones que se conservan de los Gobernadores, Visitadores, Inspectores de las escuelas de la época y el Director de la misma, entre otros.

1.- El local: La Biblioteca funcionaba en una pequeña casita de madera, de una pieza, alejada de la población, propiedad de la Ilustre Municipalidad, la cual había donado 400 tablas para su habilitación.

En 1863 se le habían hecho algunas mejoras: “una mesa de todo el largo de la pieza i una puerta de rejas”. Los muebles para guardar libros eran dos estantes. No obstante en el inventario del 3er trimestre de ese año y en los posteriores sólo se contabiliza un estante. En general la Biblioteca se conservaba aseada y los registros de su existencia de libros en orden, “estaba situada a un estremo de la población”.

El Visitador de las escuelas de departamento don Domingo del Solar dice en 1863 que “el local es bueno i tiene los útiles necesarios”. Sin embargo el Gobernador Departamental don Ramón Núñez Villalón, escribe en 1865 que “el local de la Biblioteca no presta comodidad”.

2.- La atención de público: El horario de atención en que la Biblioteca permanecía abierta a la disposición del público lector era: a) en los días hábiles, desde las 10:00 horas de la mañana hasta las 16:00 horas de la tarde y b) en los días feriados de 14:00 a 16:00 horas de la tarde.

3.- Personal consagrado a la atención de la Biblioteca: a) Director: El 04 de noviembre de 1861 se nombró Director de la Biblioteca a don Cipriano Barrientos, cura párroco de Calbuco y que también ejercía de Inspector de Educación del departamento de Carelmapu- Entre sus obligaciones debía entregar un informe estadístico trimestral del funcionamiento del Servicio. a) Bibliotecario: Desempeñaba este cargo don Severo Cofré, profesor de la Escuela Nº 1 de Hombres de Calbuco, un hombre cuidadoso y que llevaba los registros en orden. Don Severo, con el tiempo llegó a ser un importante actor ciudadano de Calbuco. Entre los múltiples cargos que tuvo que desempeñar en su vida de servidor público, se cuenta el de Superintendente del Cuerpo de Bomberos por varios años.

4.- Presupuesto Bibliotecario: De los cuatro años que poseemos datos sobre el funcionamiento de la Biblioteca, salvo los arreglos materiales hechos por la Ilustre Municipalidad en el local y el mobiliario, no encontramos otra inversión en el establecimiento.

5.- Existencia, acrecentamiento y disminución del Patrimonio Bibliográfico:

La Biblioteca se estableció con 88 obras, de las cuales 81 estaban en 2 ejemplares y 7 en uno, conformando un total de 164 volúmenes. La mayor parte de ellos no estaban encuadernados.

En 1863 se hizo el único aumento de ejemplares que se registra: La Gobernación entregó a la Biblioteca 1 Libro del Senso Jeneral de la República, correspondiente al Censo de 1854; 1 colección de cuadernillos de los Anales de la Universidad de Chile, Las Gacetas de los Tribunales y 1 colección incompleta de El Araucano, diario oficial de la época.

Entre los textos extraviados se consignaban: 1 ejemplar de LaS Campañas de Chiloé de don Diego Barros Arana, una Grecia Contemporánea y una Mitología. En 1864 tres Cuadernos de Lectura Gradual estaban deteriorados por la polilla. En 1865 se habían extraviado 6 obras por las cuales, quienes la habían extraviado, pagaron un total de $4.25¢. El Visitador don Ceferino Vallejos agrega que en septiembre de 1863 “fueron sacadas dieciocho obras para cambiarlas por obras más útiles”, pero dos años después no se había efectuado el cambio, no se habían entregado loas mismas obras, ni se había pagado su importe equivalente a $ 17,50¢.

6.- El publico lector: En el primer año de funcionamiento efectivo de la Biblioteca (1862) se registra un total de 110 lectores. En los primeros cinco meses de 1863 sólo 14 lectores. En el segundo semestre de 1864 54 usuarios y el último dato que poseemos del primer trimestre de 1865 es de 12 lectores.

7.- El Catálogo de libros: ¿ A que obras tenían acceso los calbucanos que deseaban ilustrarse en los primeros años de la década de 1860?

Tenemos un catastro de los libros existentes en la Biblioteca gracias a la notación de su Bibliotecario y el Director. De su lectura se desprende que para la época, Calbuco poseía un valioso reservorio intelectual. ¿Porqué no fue aprovechado por la juventud?. Es un tema que debe ser abordado desde varios ángulos y no es el sentido de este artículo; pero nos queda la interrogante: ¿Tendrá que ver con ello el caudillaje de los conspicuos del pueblo, más interesados en mantener su posición política y por ende económica, que en el progreso del pueblo como se percibe en la documentación decimonónica de Calbuco existente en los Archivos?

NOMINA DE LOS LIBROS DE LA BIBLIOTECA POPULAR DE CALBUCO EN 1864

Para la clasificación de las obras en Materias hemos seguido una nomenclatura que se acercara a la catalogación de uso más habitual en la época.

MATERIAS Y TITULO OBRA AUTOR Nº EJ. en B.P.C

Religión:

Catecismo Benítes 2
Catecismo Higiénico Miguel 2
Derecho Canónico Justo Donoso 1
Diccionario Canónico y Litúrgico Justo Donoso 1
Espíritu de la Biblia - 2
Tratado de la Verdadera Religión Garcia 2
Urbanidad Cristiana - 2
Vida de Jesucristo - 1
Vida de San Vicente de Paul - 1

Historia:

Compendio de la Historia de América Manuel de la Barra 2
Compendio de la Historia de Chile Lopez 2
El Porvenir de Inglaterra Mountanlambert 2
Elementos de Mitología (extraviado) 1
Ensayo de Chile Vicente Pérez Rosales 2
Ensayo sobre el Gobierno de Europa A. Montt 2
La Gran Corte de Inglaterra - 2
Grecia Contemporánea (extraviada) -
Historia Moderna Michelis 2
Historia Griega Boreau 2
Historia de la Civilización en Europa - 2
Historia de Chile Claudio Gay 1
Historia de la Edad Media - 2
Historia de los Constituyentes - 2
Historia de la Conquista de México Prescot 2
Historia de la Conquista del Perú Prescot 2
Historia del Coloniaje e Independencia de América- 2
Luis II i Carlos El Temerario - 2
Memoria Histórica Federico Santa María 2
Origen de los Estados Unidos - 2
Ostracismo de los Carrera Benjamín Vicuña Mackenna 2

Biografía:

Biografía de Cicerón Lamartine 2
Biografía de Juana de Arco Lamartine 2
Biografía de Oliver Cronwell Lamartine 2
Biografía de Homero Gutenberg 2
Biografía de Nelson Gutenberg 2
Biografía de Cristóbal Colón Gutenberg 2
Biografía del Cardenal Richileu Gutenberg 2
Biografía de Mazarino Gutenberg 2
Biografía de Pío XI Manuel de la Barra (extraviada) -
Biografía de Guillermo el Conquistador M. Guisot 2
Vida y Viajes de Cristóbal Colón 2
Washington Fundador de la República Americana 2
Vida y muerte de Sócrates

Geografía Viajes y Estadísticas

Araucanía Ignacio Domeyko 2
Atlas Geográfico Vicente Pérez Rosales 2
Compendio de la Jeografía Antigua Moreno 2
Cosmografía Andrés Bello 2
Cosmografía Ramírez 2
India Contemporánea - 2
Jeografía Elemental - 2
Mapas de Chile Blak 1
Observaciones Astronómicas Maestro 2
Viajes al Desierto de Atacama R. A. Philippi 1
Senso General de la República de Chile de 1854 1

Poesía Obras Literarias Novelas

Autógrafos Chilenos Espinoza 2
Compendio de Literatura Andrés Bello 2
Cuentos de Auerback - 2
Curso de Bellas Letras López 2
Lectura Popular Carrasco Albano 2
Recreo de los Niños Berdollin 2
Revista de Ciencias y Letras a $1 la entrega - 1
Retratos políticos y literarios del Siglo XIX - 2
Tratado de Ensayos Bancilao 2

Filosofia

Filología Gramática

Correcciones Lexigráficas 2
Gramática Castellana Cortés 2
Gramática Chilena Febrés 2
Lecciones de Gramática Castellana D. Alvear 2

Jurisprudencia

Correspondencia entre el Ministerio y el Arzobispado - 2
Código Civil 2
Constitución de la Republica de Chile - 2
Elemento de Derecho Público José Victorino Lastarria 2
Derecho Administrativo Chileno - 2
Datos Estadísticos de la Corte de Concepción - 2
Lei sobre Hurtos y Robos - 2
Manual de Subdelegados e Inspectores - 2
Método sobre la Enseñanza de las Leyes - 2
Sistema Legal de Pesos y Medidas - 2
Proyecto de Código de Comercio - 2
Gacetas de los Tribunales - varias

Medicina

Elementos de Farmacia - 2
Educación Materna Sra. Escribano 2
Libro de las Madres Mienvielle 2

Ciencias Naturales

Aritmética Bustos 2
Cuadros del Sistema Métrico Espinoza 2
Introducción al Estudio de las Ciencias Naturales - 2
Sistema Métrico Decimal Fernández 2
Ciencias Matemáticas Tomo 3 Jara 2

Pedagogía

Análisis de las Cartilla Domingo Faustino Sarmiento 2
Curso Gradual del Lectura - 2
Colecciones de Cuadros de Lectura - 2
Memoria de Instrucción Primaria - 2
Educación Domingo Faustino Sarmiento 2
El Porqué - 2
Ejercicios de Idioma Francés - 2
El Maestro Carrasco Albano 2
Introducción par Maestros de Escuela - 2
Instrucción Primaria en Chile M. L. Amunátegui 2
Libro de las Escuelas Primarias - 2
Memoria de Educación Común Domingo Faustino Sarmiento 2
Memoria sobre la Ortografía Americana - 2
Memoria sobre la Enseñanza en Chile Vicente Pérez Rosales 2
Nuevo método de Educación - 2
Silabario Domingo Faustino Sarmiento 2

Artes, Profesiones, Agricultura

Arte de Albañilería Vengoa 2
Curso de Mecánica con Láms. - 2
Elementos de Agricultura Burgos 2
Elementos de Agricultura Astaburuaga 2
Guía del Agricultor - 2
Manual para Cultura Hortense - 2
Manual del Carpintero - 2
Progresos de la Agricultura en Europa - 2
Psicultura o la reproducción de trugas - 2
Tratado de crianza y engorda de aves domésticas - 2
Curso de Agricultura en un solo libro Brunet 2

Obras Para la Juventud

Conciencia de un Niño Miguel 2
Infancias Célebres - 2
Libro de la Infancia - 2

Obras Varias

Anales de la Universidad de Chile Años 1853,54,59,61,62 varios
Revista de Europa Cachut 2

Como puede observarse el material bibliográfico existente en Calbuco era el tipo de lecturas y manuales en uso de la época. Obras que han quedado en el patrimonio nacional como clásicos, algunas incluso difíciles de encontrar hoy día, estaban en las estanterías de la Biblioteca Popular: Barros Arana, Amunátegui, Lastarria, Vicuña Mackenna, Sarmiento, Claudio Gay, se podían leer en Calbuco en 1863.

La Biblioteca fue trasladada al local de la Escuela Nº 1. Parte de su existencia fue destruída por las llamas en el incendio que consumió la Escuela. El resto de textos y libros -como tanto patrimonio cultural que se ha “perdido” en Calbuco-, forma parte del Inventario de “Lo que el tiempo se llevó”.